Importación a Consumo

La importación para el consumo, es un régimen aduanero que permite el ingreso de mercancías para su consumo, luego del pago o garantía de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables, así como del pago de los recargos y multas que pudieran haberse generado, entre otras obligaciones aduaneras. 

Para la agencia aduanera, lo que implica este régimen es cumplir con una serie de requisitos entre los que destacan:

  1. Factura comercial original.
  2. Manifiesto de carga (guía aérea, carta de porte, Bill of lading) lo que aplique.
  3. Preguntar por requisitos para mercancías especiales.

Consecuencias de frenar la importación para el consumo

Demoras de licencias automáticas, pedidos que no llegan, retenciones o restricciones de mercancía, y precios fijos de referencia o los valores que la Aduana especifica sobre algunos productos de importación para que no compitan con los nacionales, son acciones que pueden frenar el ingreso de bienes e insumos del exterior.

Que se presenten fenómenos como éstos afecta directamente a la producción, ya que no se importan insumos y maquinarias necesarias para la industria, ni bienes terminados para consumo.

El impacto no es sólo interno, ya que se afecta la calidad de las exportaciones porque algunos productos que se compran en el exterior tienen una determinada calidad o particularidad que, muchas veces, no se puede reemplazar por los de la industria local.